Manolo, Jericó y Enriquito ya buscan candidatura al Palacio Rosa

Share this post

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter

Por Jorge Arturo Estrada: Manolo Jiménez, Jericó Abramo y Enriquito Martínez echaron a andar sus proyectos para la gubernatura de Coahuila. Ellos tres ya traen sus proyectos para suceder al gobernador Miguel Riquelme. Los tres compiten para arrebatar a los laguneros el Palacio Rosa, al que pese a ser tricolor lo perciben como muy lejano.  Seguramente, el gober, ya tiene visto a sus delfines potenciales y casi seguro que están dentro de su círculo íntimo de colaboradores y son comarcanos para más señas.

Por Jorge Arturo Estrada: Manolo Jiménez, Jericó Abramo y Enriquito Martínez echaron a andar sus proyectos para la gubernatura de Coahuila. Ellos tres ya traen sus proyectos para suceder al gobernador Miguel Riquelme. Los tres compiten para arrebatar a los laguneros el Palacio Rosa, al que pese a ser tricolor lo perciben como muy lejano.  Seguramente, el gober, ya tiene visto a sus delfines potenciales y casi seguro que están dentro de su círculo íntimo de colaboradores y son comarcanos para más señas.

Los tres juniors saltillenses deberán esmerarse en sus encomiendas, porque sus trayectorias no son para impresionar a nadie. Sus triunfos y derrotas electorales se dieron en la enturbiada cancha del Moreirismo. Entre la alquimia, la compra de votos y el reparto selectivo de programas sociales. El junior del ex gobernador Enrique Martínez y Martínez fue traicionado por los operadores del tricolor, junto al diablito Fernando de las Fuentes, en una lección en las que les debe quedar claro que les falta trabajo, carisma y estrategia para sus proyectos electorales. Así es que, el que quira ser candidato a gobernador por el PRI dentro de 5 años que se apure porque ya va tarde. Y, la sucesión ya inició.

 Chuy Ochoa y su herencia en centro de Gobierno

Como otro episodio herencia de Chuy Ochoa y María Esther Monsiváis el Centro de Gobierno que administraron y construyeron sigue lleno de desperfectos. Los millones gastados en las remodelaciones sólo sirvieron para hacinar a burócratas y enriquecer a los proveedores consentidos del Moreirato. Mejor lo hubieran dejado como estaba, con esos administradores y medidas de austeridad dejaron quebrado a Coahuila. Y las cañerías maltrechas y despidiendo malos olores.

Pin It